Oscuro panorama para México en #LibertadDePrensa

La ONG Reporteros Sin Fronteras por la Libertad (RSF) de Información elaboró la edición 2017 de la Clasificación Mundial para la Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras. En ella, muestra la gravedad de los ataques contra los medios de comunicación, así como el triunfo de los “hombres fuertes“, que han hecho que el mundo – en particular las democracias – entre la era de la “posverdad“, la propaganda y la represión.

En efecto, el gran giro que experimentan las democracias produce vértigo en todos aquellos que piensan que sin una libertad de prensa sólida, no pueden garantizarse las otras libertades, apunta el Secretario General de RSF, Christophe Deloire.

En lo que respecta a México (147), este es uno de los países peores calificados en la región junto con Cuba (173), Venezuela (137), Colombia (129), Guatemala (118) y Paraguay (110) La calificación que establece RSF es situación buena, situación satisfactoria, problemas notorios, situación difícil y situación muy seria. México cuenta con una situación difícil producto del asesinato de 10 periodistas en 2016 y solo es superada por la restrictiva libertad de prensa experimentada en Cuba.

El análisis apunta que México sigue gangrenado por la corrupción y la violencia del crimen organizado, muy presentes en ciertos estados de la república (Veracruz, Guerrero, Michoacán y Tamaulipas) en los cuales investigar un tema delicado puede poner en peligro a un periodista rápidamente. Además, la impunidad en que permanecen los crímenes cometidos contra la prensa alimenta un círculo vicioso que se perpetúa.

Si nos remontamos al 2002, es claro el retroceso que ha tenido México en esta materia. Para este año, el país ocupaba el lugar 75 de la clasificación y en 2017 se encuentra en el lugar 147. Es decir, en 15 años el país ha bajado 72 puestos que da cuenta del preocupante deterioro de la libertad de prensa en México. Los casos más recientes de asesinatos a los periodistas son el de Miroslava Breach el 23 de marzo en Chihuaha, quien cubría temas asociados al crimen organizado y la corrupción, Ricardo Monlui el 19 de marzo en Veracruz y el de Cecilio Pinedo Birto el 2 de marzo en Guerrero. Lo anterior se suma a los 99 casos registrados de periodistas asesinados entre 2000 y 2016, según otro informe de RSF titulado “Veracruz: los periodistas frente al Estado de miedo“ publicado el presente año.

En suma, ejercer el periodismo en México suscita serias dificultades, aunque en menor intensidad dependiendo el territorio donde se cubra la información. No es fortuito que Veracruz, Guerrero, Michoacán y Tamaulipas, estados con altos niveles de violencia producto del narcotráfico, sean los estados con mayor número de asesinatos a periodistas. Por ende, el llamado de atención al Gobierno Federal se hace imperativo, ya que coartar la libertad de prensa (el cuarto poder) significa mutilar la democracia en México y reducir seriamente la posibilidad de la ciudadanía de acceder a la información y de tener posiciones distintas al del gobierno, que es lo más básico en toda democracia.

Juan Corredor García
@thuandavid10

CONSULTA: CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017

alt