#NuevoLeón2015 de la TV a la política

No es un asunto nuevo la intromisión de los medios de comunicación en el juego político. Desde hace cerca de 4 décadas empresarios de la radiodifusión mexicana han encontrado a través de los escaños plurinominales, protección de sus intereses particulares en el Congreso de la Unión. Tanto el Partido Revolucionario Institucional como también el Partido Verde Ecologista (¿?) de México han sido los pioneros de dicho fenómeno.

Sin embargo destaca también otra de las vías en que los medios de comunicación, en especial la TV, puede jugar un rol importante en la política: la postulación de conductores de televisión; fenómeno que no es ajeno para el estado de Nuevo León.

Durante las próximas elecciones estatales, en las cuales se definirán los puestos de Gobernador, los 51 Presidentes Municipales y los 42 Congresistas locales, los partidos políticos han encontrado a través de algunas figuras conocidas de los medios de comunicación, una posibilidad de competir y aspirar al triunfo electoral.

El Partido Revolucionario Institucional –por mandato desde Los Pinos- ha registrado oficialmente como precandidata y declarado públicamente como candidata a la gubernatura de Nuevo León a Ivonne Álvarez, quien a pesar de haber sido previamente diputada local y alcaldesa de Guadalupe, no puede desprenderse de un pasado que la colocó durante 8 años como conductora del programa “Gruperísimo”, de Multimedios.

Tampoco puede zafarse de aquellas declaraciones coyunturales en las que mencionó –e incluso lo firmó ante notario público- que de ganar la presidencia de Guadalupe, concluiría su mandato. Claro que esto no sucedió, tanto así que en 2012 se le inició un proceso judicial, que incluso llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por abandonar su cargo y competir por la senaduría priísta.

Ivonne también ha aprovechado su paso por la televisión y su cercanía con la farándula para hacerse propaganda personal en las redes sociales a través de diversas rifas y regalos, que han ido desde pantallas, hasta convivencias y platicas con famosos de la farándula local, como Maria Julia, e incluso de la farándula nacional como sucedió con Sebastián Rulli.

Otra de las elegidas de la televisión por el PRI para competir por un puesto en las próximas elecciones estatales es la Alhinna Vargas, también conductora de Multimedios T.V. (filial de la televisora Milenio) quien confiada en su experiencia de comunicar el pronóstico del tiempo y dando noticias, pretende ser del agrado de los regiomontanos que pertenecen al distrito local III para obtener sus votos. Este personaje, conocido entre la sociedad neolonesa, viene emular a la también exchica del clima de Televisa Monterrey, Karla García Marqueda quien, cabe destacar, ha perdido dos veces las elecciones representando al Partido del Trabajo; en el año 2009 por la alcaldía de Guadalupe y en 2012 por el distrito local XIV. Este año podría competir por la gubernatura.

Claro que no se demerita el hecho de que algún famoso pueda postularse por un puesto público. De hecho nuestra Constitución indica que es derecho de todos los ciudadanos, el ser votados. La crítica va dirigida a que el proyecto político es sustituido por la popularidad, con tal de ganar más votos.

Esto es un por demás ventajoso. Es el intento de los partidos políticos de aprovechar la principal fuente de información de los mexicanos -televisión- para ofrecer referentes, que aunque son populares, lejos están de contar con el perfil o la experiencia política que necesita Nuevo León en sus gobernantes, para enfrentar de manera contundente sus retos y problemáticas prioritarias. Es también una evidencia de la falta de legitimidad de los partidos ante una ciudadanía que es cada vez más crítica, pero que aún no se acostumbra plenamente a los medios alternativos de información.

Porque la actual legislatura local, formada por diputados con experiencia política, ha dejado 1500 asuntos inconclusos. ¿Qué podemos esperar entonces de personajes políticos que no les cumplen a sus votantes, aun cuando firman ante un notario público? ¿Qué podemos esperar otras personas con experiencia en comunicar noticias o pronósticos del tiempo, pero con nula experiencia política?

Si de por sí nos va como nos va con gobiernos integrados por supuestos funcionarios que por su experiencia se autodenominan políticos profesionales, claramente no podemos esperar otra cosa que no sea simulación y desgobierno, de quedar electos personajes emanados de los medios de comunicación, designados por su popularidad, pero incapaces de gobernar.

¿Popularidad o buen gobierno? Pareciera que los partidos políticos, con tal de llevarse la victoria electoral, sacrifican lo segundo por lo primero.

Usted estimado lector tiene la última palabra ¿Qué opina?

alt