Trata Legislativa

Monterrey, México a 16 de septiembre de 2019

Editorial del Director de Redes Quinto Poder IDEA, publicada el 15 de septiembre de 2019 en el periódico El Norte https://refor.ma/bbQWn

-

Lo que ha pasado en los últimos días en el Congreso de Nuevo León, más que reacomodos políticos, podría encajar en la trata, y en este caso, la trata legislativa.

De acuerdo con el Protocolo contra la Trata de Personas de las Naciones Unidas, ésta se define como "la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación".

Si el crimen es deleznable, que se haga teniendo de testigos a millones de ciudadanos debe poner en alerta a todos.

Lo que ha pasado en los últimos días en el Congreso del Estado, más que reacomodos políticos, podría encajar en eso: la trata, y en este caso, la trata legislativa.

Al menos 10 de 42 Diputados han cambiado de bancada, casi una cuarta parte. Esto tendría poco o nulo interés público si los cambios se hubieran realizado para respaldar políticamente la voluntad que los ciudadanos expresaron en las urnas en julio del 2018.

Así, pues, Movimiento Ciudadano fichó a dos legisladores: un ex Morena y una ex PES.

Morena no tardó en reclamar y se llevó a dos de la bancada del PRI.

El PRI, por su parte, reclamando sus prácticas históricas, fichó a dos del Partido del Trabajo y a uno del PES.

Los otros cambios se dieron al inicio de la Legislatura y fueron del PES al PRI y del PES a Morena.

Todos son cambios cuestionables, pues nos queda claro que están privilegiando intereses personales por encima del interés ciudadano y reducen la representación popular a una vil mercancía.

El caso más grave es el del PT, pues están cometiendo flagrantes violaciones a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, que en los artículos 40 y 43 establece que para formar parte de una bancada debes pertenecer al partido.

El coordinador de los Diputados petistas afirmó públicamente que sus legisladores, a pesar de cambiarse a la bancada priista, no renunciarían a su militancia en el PT.

Esas personas que cambiaron de bancada no se han pronunciado. Por eso la comparativa con la trata, pues quienes no opinan, no hablan, parece que no deciden por sí mismas.

Aquí cabe recordar lo que una y otra vez he sostenido: si seis Diputados mueven y operan el Congreso, ¿para qué le pagamos a los otros 36?

El Artículo 42 de la Constitución de Nuevo León establece que el 70 por ciento del financiamiento que los contribuyentes damos a los partidos políticos se otorgará con respecto al porcentaje de votos que reciban para Diputaciones locales, y el 30 restante de acuerdo al número de Diputados de mayoría que obtengan.

¿Qué haremos con estos cambiados de bancada? ¿Les quitamos financiamiento? ¿Se los reacomodamos?

¿Qué hace el Partido Acción Nacional ante la trata en el Congreso? No ha hecho nada.

Apenas ayer, su dirigente estatal, Mauro Guerra, dijo que presentaría una iniciativa contra esta práctica.

Ojalá el PAN se pronunciara ante esto en el Congreso local con la misma pasión y patriotismo con que sus Diputados federales defendieron lo que ellos llamaron un atropello, cuando Morena (violando la Ley interior de la Cámara) intentaba quedarse más tiempo con la presidencia de la Mesa Directiva en la persona de Porfirio Muñoz Ledo.

Al no utilizar el PAN su mayoría para impugnar las arbitrariedades, está siendo cómplice de ellas.

Para cerrar, hay que poner hincapié en que estos legisladores que a vista de todos intercambiaron posiciones y violaron la ley por acción o por omisión, serían los mismos que designarían a quien ocuparía la Gubernatura de Nuevo León en caso de que Jaime Rodríguez sea destituido por sus trampas.

Ojo, porque a estas alturas podría salir más caro el remedio que la enfermedad. Los ciudadanos habríamos de pagar doble, pues una vez lo hicimos por voluntad a través del voto al elegir a "El Bronco" de Gobernador, y ahora lo haríamos al aceptar que se designe a una persona controlada por quienes han hecho trata de personas en el Congreso.

¿Qué haremos los ciudadanos?

La mayoría está tan ocupada en solucionar su cotidianidad, que no está enterada de lo que pasa, y cuando lo sabe, no tiene la capacidad de reaccionar ante asaltos a las instituciones democráticas, como las que se han presentado en el Congreso local.

Debemos trabajar todas y todos los ciudadanos para regresarle, por lo menos, el decoro y la honorabilidad al Poder Legislativo de Nuevo León, que por ahora sólo podemos llamar Congreso, sin H.

alt

- Editorial del Director de Redes Quinto Poder IDEA, publicada el 15 de septiembre de 2019 en el periódico El Norte https://refor.ma/bbQWn